La constante aparición de brotes epidémicos producidos por virus emergentes y re-emergentes ha convertido a las virosis emergentes en un problema de Salud Pública de primera magnitud en los países Iberoamericanos.

Estos virus se han asociado a determinadas enfermedades, que hasta hace relativamente poco, no estaban catalogadas o se consideraban extremadamente raras, y para las que se desconocía tanto su etiología como sus características epidemiológicas.

En esta categoría se encuadran también aquellas infecciones virales que, afectadas por distintos factores (cambio climático, modificación de hábitos socioculturales, o alteraciones en factores de resistencia de los virus involucrados en el desarrollo de las mismas) muestran una tendencia a incrementar su presencia.

Muchas de estas enfermedades requieren de la participación de un vector invertebrado, o bien de diversos animales que juegan un papel fundamental como reservorios